Desarrollo a Escala Humana

La teoría

El Desarrollo a Escala Humana es una teoría de desarrollo que surge de las conclusiones de investigaciones y talleres realizados en 1985 al alero del Centro de Alternativas de Desarrollo (CEPAUR) con el apoyo de la Fundación sueca Dag Hammarskjöld.

Esta teoría es fruto de un trabajo transdiciplinario de reflexión colectiva en torno a temas y problemáticas del desarrollo que sus autores, Manfred Max-Neef, Antonio Elizalde y Martín Hopenhayn publican por primera vez en una edición especial de la revista Development Dialogue en 1986.

Usualmente clasificada como alternativa, esta teoría contiene una profunda crítica al “corazón” del modelo económico de desarrollo y es a su vez una creativa propuesta que re-situa al ser humano, sus necesidades y la calidad de vida en el centro de las preocupaciones teóricas y políticas del desarrollo.

Su punto de partida es una crítica a las recetas lineales y mecanicistas de desarrollo. El DEH surge de la necesidad de entender el desarrollo desde una perspectiva local, de crear nuevos enfoques que superen las limitaciones que poseen otras teorías. Esta teoria se considera en una propuesta abierta para futuras líneas de acción:

“Tal desarrollo se concentra y sustenta en la satisfacción de las necesidades humanas fundamentales, en la generación de niveles crecientes de auto-dependencia y en la articulación orgánica de los seres humanos con la naturaleza y la tecnología, de los procesos globales con los comportamientos locales, de lo personal con lo social, de la planificación con la autonomía y de la Sociedad Civil con el Estado”

“En el comienzo se pensó hacer una difusión pequeña del libro, casi limitada a los amigos y colaboradores de la fundación, pero tuvo una grandísima aceptación y se difundió rápidamente llegando a los más recónditos lugares de América Latina y de resto del mundo, para mi sorpresa y la del resto del equipo. A los dos años de su publicación, el libro fue el texto más fotocopiado de toda América Latina. Llegábamos de visita a comunidades campesinas de las zonas más remotas de los Andes y nos encontrábamos con campesinos que hablaban con naturalidad de necesidades y satisfactores, con un libro que era fotocopia de la fotocopia de la fotocopia, casi ilegible, una cosa realmente emocionante para todos nosotros”

Manfred Max-Neef