Satisfactores

Las necesidades no son infinitas, cambiantes de una cultura a otra, de un grupo y estrato socio-económico a otro. Siguiendo la diferenciación realizada por Carlos Malmann de la Fundación Bariloche la teoría del DEH introduce un criterio diferenciador entre necesidades y bienes. Lo que cambia de cultura a cultura son los satisfactores de estas necesidades.

Los satisfactores no son bienes materiales, son formas de ser, tener, hacer y estar de carácter individual y colectivo que permiten o inhiben la actualización de las necesidades.

Son estrategias para satisfacer necesidades en cada contexto cultural y existencial en los que se manifiestan. Son formas de organización, estructuras políticas, prácticas sociales, condiciones subjetivas, comportamientos y actitudes, valores y normas.

Cada sistema político social y económico adopta diferentes estilos y genera diferentes tipos de satisfactores para la satisfacción de sus necesidades. La elección de satisfactores es uno de los aspectos que define a las culturas y su cambio. Las necesidades humanas fundamentales de un individuo que pertenece a una sociedad consumista son las mismas que las de aquel que pertenece a una sociedad ascética. Lo que cambia es la elección de cantidad y calidad de satisfactores y las posibilidades de tener acceso a los satisfactores requeridos.

La teoría distingue al menos 5 tipos de Satisfactores: